Depresión

 

 

Depresión

Distimia

Duelos

 

 

 

Todas las personas podemos experimentar periodos de tristeza, pero cuando persiste durante mucho tiempo, podemos estar frente a una depresión.

Es importante estar atentos a los síntomas que frecuentemente aparecen en el cuerpo a través de dolores crónicos (cefaleas, dolor de espalda,...) o sensación de cansancio continuada.

Un elemento importante a destacar es la tríada depresiva (tres tipos de pensamientos): pensamientos negativos acerca del yo, el mundo y el futuro.

La persona deprimida experimenta un "apagón emocional", la tristeza lo inunda todo y es habitual encontrar dificultades para poder disfrutar de las cosas como antes y se siente una gran sensación de vacío, inconprensión y soledad aunque esté rodeado de gente.Puede aparecer también la sensación de que estar con personas le molesta, perdiendo interés en las interacciones sociales.

 

Síntomas de Depresión

 

 

El DSM-IV (manual utilizado por profesionales de la salud mental) expone las características básicas del episodio depresivo mayor de esta forma:

A) Durante al menos 2 SEMANAS, presencia casi diaria de al menos CINCO de los siguientes síntomas, incluyendo el 1) o el 2) necesariamente.

  1. Estado de ánimo deprimido.
  2. Disminución del placer o interés en cualquier actividad.
  3. Aumento o disminución de peso/apetito.
  4. Insomnio o hipersomnio.
  5. Agitación o enlentecimiento psicomotor.
  6. Fatiga o pérdida de energía.
  7. Sentimientos excesivos de inutilidad o culpa.
  8. Problemas de concentración o toma de decisiones.
  9. Ideas recurrentes de muerte o suicidio.

B) Interferencia de los síntomas con el funcionamiento cotidiano.

C) No debido a medicamentos, drogas o una condición médica general (p.ej. hipotiroidismo).

D) No asociado a la pérdida de un ser querido ocurrida hace menos de 2 meses (excepto en casos de marcado deterioro en el funcionamiento)

 

Duelo

 

La pérdida de una persona, de un trabajo, de la salud, en definitiva la pérdida de algo importante, ocasiona un proceso de duelo que no tiene porque ser patológico. Cuando no se realiza una buena elaboración de dicho proceso, puede cristalizar en un duelo patológico que es necesario tratar. 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
www.psicologobilbao-osagor.com